Las 3 formas de llevar o acceder al dinero cuando se viaja


1) Tarjetas de crédito o débito: Imprescindibles en todo viaje

Llevar un par de tarjetas de crédito (o una de crédito y una de débito) es imprescindible cuando se viaja. Las utilicéis o no, debéis llevarlas por si acaso. Las tarjetas de crédito siempre funcionan en todos los cajeros (o ATM como los llaman en inglés), mientras que las de débito solo en algunos.

Accesibilidad: En casi todo el mundo (no en Myanmar o Corea del Norte, por ejemplo) hay cajeros automáticos desde los que podremos acceder a nuestro dinero. En algunos países solo hay cajeros en grandes ciudades (Nepal), mientras que en otros (Tailandia) los encuentras en todas partes.

Seguridad: Las tarjetas de crédito son la forma más segura de viajar. Hacen que no necesitemos llevar mucho dinero en metálico, así que evitamos en gran medida el riesgo de robo o pérdida del efectivo. Si tenemos la mala fortuna de perder la tarjeta o de que nos la roben y la utilicen para comprar o extraigan dinero, solo tendremos que rellenar un formulario online del banco para que el seguro de la tarjeta nos reembolse ese dinero robado (la mayoría de tarjetas tienen un seguro que cubre esas situaciones). Ya sabes que si pierdes y ves que han sacado dinero de tus cuentas ilegalmente, lo primero que hay que hacer es cancelarla (los bancos suelen tener un número internacional al que llamar o se puede cancelar por Internet) y pedir al seguro el reembolso del dinero.

Costes: Este es quizás el punto débil de viajar con tarjetas de crédito. La mayoría de bancos suelen cobrar un 3-6% del importe que saques usando la tarjeta en el extranjero. Así pues, ¡si sacas 1000€ se quedan unos 50€! Además los bancos del país en el que utilicemos la tarjeta pueden cobrarnos también una comisión (por ejemplo, en Tailandia te cobran siempre 150 Bat, 4,5€). En estas condiciones sale caro.

 

2) Llevar el dinero en metálico: Una buena opción en viajes cortos o no muy largos

Si vais a viajar por un par o tres de semanas, llevar el dinero en euros o dólares puede ser una buena opción.

Accesibilidad: Vayáis donde vayáis habrá lugares para hacer el cambio.

Costes: Informate a través de la pagina de internet de tu banco, de como está el cambio actual y así podras valorar si  están haciendo un buen trato o no.

Por ejemplo, hoy el cambio de Euros a Bats tailandeses está a 39 Bats por Euro. Hoy sería fácil encontrar en Bangkok lugares que te cambiaran 38 Bat por Euro, así que solo estarías pagando 1 Bat de comisión por cada euro cambiado. Si cambias 100€ pagarás 100 Bat de comisión (2,5€). También, buscando un poco más podríamos encontrar casas de cambio que nos dieran los 39 Bat por Euro. Entonces no estaríamos pagando casi nada de comisión.

Los aeropuertos no suelen ser el mejor lugar para cambias divisas. Si no tenéis otra opción, cambiad en el aeropuerto una cantidad suficiente para llegar a la ciudad. Allí se suele encontrar mejor cambio.

Seguridad: El principal problema de llevar el efectivo encima es que lo puedes perder o te lo pueden robar. Por eso es recomendable llevar siempre alguna tarjeta de crédito de todos modos. Un par de consejos lógicos para cuando se lleva el dinero encima:

– No dejes nunca el dinero en el hotel, a menos que sea dentro de una caja de seguridad.

– Utilizad diferentes carteras o lugares donde guardar el dinero. Pon una pequeña parte en la cartera y lo demás en otro sitio de la mochila o en el típico cinturón para llevar dinero de viaje que se lleva dentro de los pantalones.

 

3) Cheques de viaje: Algo pasados de moda, pero aún disponibles

 

Los cheques de viaje eran mucha veces la única opción para los viajeros de hace 30 o 40 años. Hoy en día ya no se utilizan mucho pero aún existen. Los cheques de viaje son documentos emitidos por bancos que pueden ser cambiados por dinero en efectivo en cualquier país.

Los cheques son de una cantidad fija, escrita en el mismo documento, y hay que pagar una comisión al comprarlos y otra al cobrarlos. Llevan el nombre del titular, así que nadie más que nosotros puede cobrarlos. Además tienen un número de serie que garantiza el control sobre ellos. Si pierdes uno y sabes el número de serie que tenía, no pierdes el dinero, te harán otro cheque con el mismo valor.

 

 


Anibal

Acerca de Anibal

Ingeniero Industrial egresado en 2007, Viajero de corazón y trabajador de hobbie.
Soy Instructor certificado de la Secretaria de Trabajo y Previsión Social.
Mi frase, “Sin prisa pero sin pausa” y como viajero coincido en el hecho de “Viajar es la única cosa que puedes comprar, que te hace mas rico”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.